domingo, 8 de septiembre de 2019

Una hada para cada solución




 Vengo de la luz y la oscuridad, del silencio y la soledad; del terror y la felicidad, de los sueños por cumplir y de la Fé del corazón...Aprendo y viajo por ser portadora de dichas y sufro por ser también conocedora de todos los sin sabores que recibo de cada corazón que visito cuando ya nada tiene arreglo.

La vida interior de cada persona es todo un mundo por descubrir cuando me asomo a su balcón. Sufro cuando no puedo hacer nada y me alegro cuando con un empujoncito, ilumino el corazón del que pide...

Sin remedio hay gente que llaman "mala" en este mundo. La realidad les atrapa de forma desagradable y sus reacciones se transforman en formas de pensar que son toxicas y retorcidas; con un veneno que no las deja dormir ni vivir en paz pero la dignidad es un derecho que les pertenece...Intento buscar un recoveco para darles un poco de vida pero no escuchan o se esconden, rehuyen y muchos se ríen de forma rastrera cuando la bondad del corazón se cruza en sus vidas...

Mi tarea es importante. No me puedo permitir un error cuando doy el paso al conceder un deseo. Vuelo por cada aldea, cada pueblo, cada ciudad. Entro en cada pensamiento que me reclama o espera de lo divino una ayuda. Me siento a veces impotente cuando alguien reclama la felicidad, que le vayan las cosas bién además de encontrar el amor pero, sinceramente les toco el corazón cuando la realidad y las condiciones son idóneas.

Piden que les toque la lotería. Piden que los cure de una enfermedad terminal cuando no hay remedio...y por pedir que no quede pero yo, siendo Hada colegiada en el cielo, tan sólo puedo ayudar a que ellos mismos se superen y tomen las riendas de su vida porque para milagros, siempre está Dios.

Tengo permitidas cosas que sin hacer daño, una persona de un cambio a su vida y para eso hay que ser una artista. Ya me gustaría dar giros de 180 grados en esta existencia pero me lo tienen prohibido porque cada persona es dueña y responsable de sus actos con todo lo que suceda.

No saben la sed y el hambre que quitaría de esta vida. Sufro en silencio. Los niños van de la mano de sus padres y cuando van creciendo se les da una libertad y una enseñanza. Yo que soy Hada, tengo la licencia de ayudar a esos corazones que buscan la verdad y he de hacerlo con una sensibilidad tal, que la vida cambie de forma natural.

Mi alma es transparente como las alas que me hacen volar y si alguna vez me reclamas, has de saber que lo tienes que hacer con corazón puro porque de otra manera, yo no te podre aconsejar, ayudar o guiarte en este mundo que es de locos porque cada locura, es un pecado por solucionar...en ello estoy.



13 comentarios:

Tracy dijo...

Me gustaría creer en ese mundo de hadas...

Susana dijo...

Todos nenesitamos una. Un beso

Sandra Figueroa dijo...

Fantástico texto amigo Buscador. Yo hace mucho deje de creer en las hadas.... Saludos.

Campirela_ dijo...

El mundo de las hadas sé que en algún lugar existirá pero lo importante es llevarlo dentro de nosotros mismos .
Un lindo relato ..
Un fuerte abrazo y una feliz semana.

Amapola Azzul dijo...

Un trabajo muy bonito.
Besos.

dijo...

Ese mundo de hadas existe en los corazones como el tuyo
Y yo creo en ellas y en las personas de buena voluntad
cada día me impacta más la profundidad de tus reflexiones y la forma de cominucarlas
Besucos "hado" bueno

Paula Cruz Roggero dijo...

¡Quién tuviera un hada! ¿o acaso llevamos una dentro?
Lo cierto es que se hacen necesarias...
Besazos y buen inicio de semana.

La utopía de Irma dijo...

¡Qué bonito! Creo que tenemos muchas hadas a nuestro alrededor, por favor cuando veas la tuya cuídala mucho, ella también lo hará de ti.

Abrazote utópico, Irma.-

Loola dijo...

Amo tu mente...es adorable
beshos Buscador :0)

Albada Dos dijo...

Te has puesto ne la piel del destino, y del azar. Me ha parecido un ejercicio magnífico de imaginación.

Un gustazo leerte. Como siempre. Un abrazo

CRISTINA dijo...

Hola Buscador, todos llevamos un hada dentro de nosotros solo que hay que creer que están ahí. Y sin miedo adentrarnos hacia la profundidad de nuestra esencia para encontrarnos frente a frente con la intimidad de nuestro verdadero Ser. Con esa energía pura e incondicional del amor que somos, pero que no percibimos por estar constantemente flotando en la superficie o en lo superficial, ocupados con lo material o en cosas que creemos más importantes, sin explorar todo el potencial, que está siempre presente, esperando a que le reconozcamos para lograr crecer y evolucionar, que es lo que hemos venido a hacer a éste mundo, Pero lo olvidamos por completo.
Un cálido abrazo.


Meulen dijo...

Hay que seguir creyendo y creciendo en esa mirada de lo profundo y mágico que nos brinda la vida paso a paso.

RECOMENZAR dijo...

Yo no creo nada.
Adoro tus palabras
Pero vivo solo el hoy
cuando puedo...
El hoy es bueno
sin nada del pasado
y tampoco futuro
Gracias eres bello