domingo, 4 de julio de 2021

Sangre y fresas

 

 

 Esta semana en los relatos jueveros jugamos a detectives. Aquí os dejo mi aportación. Gracias a Campirela pues es la anfitriona esta semana.Este es el blog de Campirela  pincha  AQUI

 

 

 Holmes llevaba una mala racha. Todas las noches se emborrachaba para evadirse de la realidad. Su vida marital también entraba en crisis debido a que su mujer sufría de crisis de celos no justificados. _¡Estás perdiendo la razón, querida, y la estoy perdiendo yo también!_le decía Holmes antes de marcharse para no escucharla.

Aquel local era su favorito. "La posada del retorno": Así se llamaba. Uno depositaba 10 libras en la barra y la camarera iba descontando a la vez que le servía el mejor Whisky Escoces. Gentes de todas las clases sociales termaban allí buscando la evasión o para conciliarse con ellos mismos.

Aquella madrugada una chica se le acercó a la barra. Sus labios rojos brillaban como el fuego y la mirada de Sherlock se encendió despertando su deseo. La invitó a un trago y por su oficio de detective, supo cosas de la chica que ella no contaba...El local estaba siempre en penumbra. Algunos clientes parecían perdidos en el fondo mientras se drogaban con heroína o fumaban porros de marihuana. El ambiente estaba siempre cargado y un olor pútrido a orines delataba la poca sanidad del local.

Pasaron tres horas y los labios de la chica le rozaron tal como lo hace una maestra de la seducción. Le pidió que la acompañara al piso de arriba pues era donde dormía. Se dieron un beso con sabor a whisky y tabaco a la vez que la mano navegaba buscando su secreto. Tomaron de un último trago los vasos llenos y la poca luz que había se apagó...

Un grito vino del fondo seguido de un disparo. Por los labios fresa de la chica salió un manantial de sangre y Holmes, conocedor de aquel grito, supo que era su mujer.

Cuando regresó la luz al local, sólo quedó en el suelo la chica de los labios de fresa. Sherlock Holmes sacó a su mujer del local con toda celeridad para volver y disimular cuando llegara la justicia. Con astucia inimaginable, eliminó pruebas y en el juicio pasado un tiempo, nadie supo nada pues el autor del disparo no dejó huellas tan sólo unos cientos de libras para pagar a quella mujer ya muerta por asuntos turbios: La bala iba para Holmes.

Los días pasaban tranquilos en el hogar. Holmes y su mujer volvieron a amarse. Todo estaba solucionado, nada había qué temer. Los periódicos alababan las astucias del mejor detective del Reino Unido y aquel desafortunado caso, quedó archivado...

 

 

15 comentarios:

Meulen dijo...

Saludos
espero estés muy bien...

un relato que describe a veces algo de la vida de algunos que han perdido ya razón y corazón...

Buena semana.

Susana Moreno dijo...

Tenía motivos para celar. Un beso

Campirela_ dijo...

Gracias,por hacer este relato y compartirlo tanto en tu muro como en el mio, te lo agradezco y te doy las gracias. Un fuerte abrazo y muy feliz semana.

Sandra Figueroa dijo...

Que bien quedo tu participación amigo Buscador. Felicidades. Saludos a la distancia.

Albada Dos dijo...

Detectivesco y encantador. Me ha gustado

Un abrazo, amigo

Amapola Azzul dijo...

Contundente final.

Besos.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Excelente relato sobre un Sherlock que juega a dos puntas y un desenlace que abre las dudas sobre esa mujer que se lanza a matar por un amor. Gracias por sumarte a este nuevo encuentro juevero, Buscador

Gabiliante dijo...

Vaya con la doble faceta del detective. Habría que ver lo que opina Watson si se entera. Demasiado gordo el secreto para mantenerlo oculto (el secreto del asesinato, eh?, No el secreto que mencionas en el texto que ella buscaba...)
Muy bien tramado con una visión paralela al Holmes tradicional
Abrazooo

Myriam dijo...

Es que no hay nada peor que una esposa celosa o marido celoso.

Supongo que después de tal susto, este SH. Holmes no se volverá a meter en líos de faldas, porque sabe la que le espera jajajajaja-

Un abrazo

maite-volarela dijo...

Buen relato. Duro. El toque de la sangre por la boca de fresa es muy efectivo (y acorde al tono del relato).
Un saludo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

UN caso no contado por Watson, puede que haya sucedido.
Holmes pudo haber dejado que su esposa fuera condenada, habiendo sido letal con una mujer sólo culpable de deseo, de tener una aventura amorosa.
En lugar de eso la protegió, sabiendo que la Scotland Yard no lo descubriría.
Toda una fanfiction en que el policial negro irrumpe en el policial de enigma. Un gran relato.
Saludos.

Franconetti dijo...



Hola Buscador, tienes enormes dotes para escribir, acabo de descubrirte en este género, lo bordas. Me alegro que te sumaras. Yo participo cuando puedo.

Enhorabuena.

Un abrazo.

Gustab dijo...

curioso he inesperado relato..... una salida muy británica de un inescrupuloso detective. jajajaja, Macabro, pero curioso.

Esther dijo...

Interesante relato y hay que ver con el discreto encanto de la burguesía. Una pena que Holmes no sea además poeta de serlo quizás a la boca de fresa le dedicara un poema. Saludos

María dijo...

Ya había leído tu relato en el comentario que dejaste a Campirela, y tengo que decirte que me ha gustado mucho, Buscador, así que espero que te animes a participar para otras ocasiones.

Un abrazo.