lunes, 22 de octubre de 2018




 Llega el sentir de las hojas perdidas; cuando los sentimientos fabrican pensamientos que se pierden por ser profundos...Caen la hojas sin nombre ni destino, efímeras a la mirada de quien pasea con prisa o se detiene absorto en su pensamiento.

Vuelve el otoño y nos envuelve en un misterio íntimo que puede desembocar en una lagrima, en un lamento, en buscar cosas que teníamos aparcadas y que ahora nos atropellan en este nuestro mundo interior.

La vida se desliza casi en silencio; prestándonos toda su atención a cada paso que damos. Se hace noche pronto y las puertas se cierran dejando la calle para los gatos o los trasnochadores. La soledad invita al recogimiento y es entonces cuando surgen los recuerdos y nuestra vida se desliza como si fuera una película de cine plena de vidas y de gentes, de seres queridos o quizá de aquella persona que se perdió de vista y no sé porqué ahora visita mi memoria....

El otoño tiene gusto a melancolía. Le hablamos a gente que nos falta para nuestros adentros con monólogos que ensanchan nuestros sentimientos que pueden con seguridad, se conviertan en lágrimas. El otoño llega a mi vida con 50 cumplidos y disfruto mucho con lo que escribo; con lo que hago y lo poco que puedo ofrecer al que pide.

Las lluvias lo limpian todo y lavan el campo. Desinfectan las calles de suciedad y no se po qué, nosotros lavamos nuestro espíritu con seinceridad y silencio a veces en soledad. El otoño sin duda es nuestro confesor de quienes somos y lo que quisiéramos ser para evitar algún daño...y recordamos a los seres queridos con devoción porque con ellos fuimos lo que fuimos y además nos ayudaron cuando no sabíamos qué hacer.

Estos días son traicioneros para las emociones y es un trago que debemos pasar porque somos personas y no animales...ya volverá la alegría con todas sus primaveras pero esta noche, además de escribirte a tí amiga mía, también le escribo a José Rodriguez, persona que no conoces pero de una sensibilidad que más que divagar por la vida fué para triunfar y que ahora tanto a tí como a mí y como a él, nos toca pasar este otoño de la mejor manera posible para que cuando llegue la primavera, nuestro espíritu se alze limpio en la conciencia de los pasos que nos toca por andar...



5 comentarios:

Gladys dijo...

Hola Buscador un hermoso y nostálgico texto sobre el otoño a sí exactamente se siente el otoño, por eso a mi me encanta la primavera aunque ahora parece más otoño que primavera acá nublado y con mucho frío. Saludos que tengas un linda semana.

. dijo...

Muy bello, el otoño tiene su melancolia
y supongo como todas las estaciones

Un abrazo

Albada Dos dijo...

El otoño en rondando por los rincones del alma, el otoño removiendo el disco duro de los recuerdos que nos tatuaron quienes somos

Precioso texto, con un Serrat poético y melancólico que nos recuerda que siempre en cada otoño late una nueva primavera. Un abrazo

Sandra Figueroa dijo...

El Otoño me transforma...me encanta...Un gusto leerte...saludos

Los Inviernos de Laura dijo...

Un texto que nos muestra, aun más que siempre, tu esencia. Un placer leerte!! Un grato momento compartido. Saludos!