sábado, 20 de octubre de 2018

¡¡OIGA, CHOFER!!. En la próxima estación del futuro yo me bajo...








 La recuerdo. Ella era francesa. Nos cruzamos en los autobuses que nos llevaban a nuestro destino. La calle era estrecha para dos buses y mi ventanilla estaba a la misma altura del otro auto; casi se rozaban...Cuando de pronto aparece ella y  nuestras miradas se retuvieron. Miles de mariposas revolotearon por mi estómago y ella seguía sin apartar la mirada como si fueramos dos valientes en el amor.

Sonreí y ella me sonrió mientras los dos buses se deslizaban en una calle que podría llamarse:" La calle de los flechazos"...y se fué para siempre. No la olvido. Recuerdo una canción donde a Patxi Andión le sucedió lo mismo, pero en el metro...y es que hay amores que no se olvidan...




7 comentarios:

Gladys dijo...

Muy bonito recuerdo, hay personas que tienen la virtud de reconocer el amor en la mirada. Saludos amigo feliz fin de semana.

dijo...

Es casi como un cuento de los que a mí me gustan.Ese romanticismo con final no feliz,pero grato.
Patxi Andión era un cantante de mi época de estudiante y recuerdo esa canción
Qué bonito sigues escribiendo!
Besucos poeta de la vida

Sandra Figueroa dijo...

Un amor fugaz que dejo un bello recuerdo en la memoria...un gusto leerte...saludos

Albada Dos dijo...

Ese tema, ahora lo he recordado. Un texto preciosos, donde el cruce de caminos, y nunca mejor dicho, siendo efímero, perdura en el recuerdo.

Muy buen texto. Un abrazo

Meulen dijo...

Es verdad
A veces se vive de amores fugaces

Flor. dijo...

Hola Buscador .... Mientras te leía atentamente , me acorde de ese primer amor si se puede decir , ya que tenía al menos 9 o 10 años , cuando a mi clase llego el típico chico nuevo , y vino solo para un curso creo , era un chico simpático , dulce , y muy cariñoso , se llamaba Pedro y tenía los ojos azules como yo , y no se por que pero le guste , tanto que una mañana con unos amigos y mi prima , hicimos novillos , y nos fuimos a la parte de atrás de una casa que había justo al lado del colegio , estuvimos jugando entre naranjos y limoneros al escondite , hasta que unos minutos antes de que sonara la campana del regreso del recreo , me cogió de la mano y medio un tierno besos en los labios , y me dijo que le gustaba mucho , cosas de la vida la que se marcho fui yo , ya que por motivos de trabajo de mi padre me iba a otra ciudad , años después le pregunte a mi prima por Pedro , y me dijo que varios meses más tarde de irme yo del colegio , se fue él también , ya que a su padre lo mandaron a Barcelona , y ya no supe más de Pedro.

Como ves , no ese tú solo el que nos enseña el corazón , ya que yo te cuento una de mi primea experiencia con cupido y sus flechas.
Te deseo un feliz Domingo , besos de flor.

Laura. M dijo...

Su mirada te marcó en esa calle de los flechazos.
Lindo texto.
Gracias por recordar a Patxi.
Buena senana.
Un abrazo.