martes, 21 de abril de 2020

La salvadora del mundo






Estimados:

Hoy quiero participar en los relatos jueveros. Quizá me excedí en palabras y espero que me perdonen. Esta semana la anfitriona es Tracy y aquí os dejo su enlace:

 http://tracycorrecaminos.blogspot.com/

 Sin más os dejo mi relato: La salvadora del mundo.

Espero que os guste.


Prólogo:

¿Dónde está el error cuando se pone el corazón...está en lo que tú pienses?..Cómo calibrar la bondad cuando alguien se entrega.

Buscador.


Se quedó sola en este mundo. Su madre llevaba una semana muerta y sus cenizas estaban guardadas en el cuartillo; no soportaba ver aquel tarro de los recuerdos. Ya se consideraba mayor para muchas cosas, tan sólo conocía la vida del barrio de Santa Marina, alguna vecina o el cura cuando iba los domingos a misa. Apenas contaba con la confianza de quién pudiera ser ese alguien cercano, tan solo hasta entonces, contaba de la compañía de su madre...enamorarse alguna vez sí, pero nada más que escapar a un sueño de juventud sin alcance.

Cada persona tiene su corazón y ella le contaba al suyo cosas inconfesables. Tenía imaginación y muchas dudas del mundo exterior, al parecer según el barrio, era una chica rarita; de esas que hace falta un cincel y un martillo para desvirgarla...decían las malas lenguas. Su madre en vida le explicaba y ella preguntaba sobre la vida...pero pasaban los años de esa manera donde las dudas existenciales crean agujeros en el corazón. Terminó la escuela y una vez le dieron trabajo en una frutería del barrio pero nada más. Su madre tenía una pensión y unos ahorros para seguir viviendo; que nadie les hacía falta además de no pasar hambre; le decía su madre en un abrazo.

Llevaba tres semanas sola llorando; viendo la gente pasar desde el balcón. Le hablaba a su corazón de sueños rotos que se multiplicaban con la soledad de saber que nunca vivió. Seguía la vida de los presentadores de televisión y por la voz se enamoró de un locutor de radio al que le envió una carta sin respuesta y nada más, todo lo demás, la soledad y la mentira.

Una voz la llamó en la madrugada. Le afirmaba lo valiosa que era para el mundo y que debía de escribir un libro; el libro mas grande jamás escrito...que su corazón escondía secretos que la sabiduría de la gente desconocía, y que andaba muy perdida buscando...El mundo exigía conecer su conocimiento y a la persona que es capaz de desentrañar el secreto del amor y del vivir...: Ella era sin duda la elegida.

Su mente se abrió con claridad y las palabras fluían de día y de noche. Apenas comía pues tal era su desenfreno que debía de terminar su libro para salvar a la humanidad...y cada noche, por la madrugada, aquella voz la volvía a visitar alentándola a seguir porque lo estaba consiguiendo...y ella volvía a la escritura cuando ya contaba con cuatro cuadernos repletos de pensamientos...

La mañana del 22 de abril, una loca fué al ayuntamiento de Córdoba para que todos los cordobeses supieran de su corazón y su sabiduría. Pidió ver al alcalde una mujer pasados de los 50 desvencijada por el cansancio y la locura. Los administrativos, al ver aquella mujer delirar con unos cuadernos se sobrecogieron. Ella exigía que le publicaran aquel libro, pues tenia hasta la formula para vencer al coronavirus...

Una ambulancia fué a recogerla. El médico la calmó con una inyección y nadie más supo de ella. Todavía alguien la recuerda con pena y pensaba que en el fondo, era una buena chica, tan sólo eso...


Dedicado a Albada. Ella me dijo una vez que le encantaban los relatos de las locas...aqui tiene otro.


Buscador






18 comentarios:

Paula Cruz Roggero dijo...

Siempre les digo a todos los que participan en los relatos jueveros que tienen una gran imaginación y la tienen de verdad y este relato no es la excepción.
Me gustó leerlo, como todo lo tuyo Buscador.
Besazos al alma y te espero en mi blog INFINITO o geografía de las emociones...
Muakkkk.

Sandra Figueroa dijo...

Un relato maravilloso y dedicado a una gran amiga, mejor. Saludos amigo Buscador.

Albada Dos dijo...

Eres un encanto. Muchas gracias, por dedicarme este post de un orate, sí, son personas con insanía mental, las llamos licas, pero pueden ser unos genios. La diferencia es que el loco no sabe volver del universo, el entero en este caso que vive en su cerebro, y el genio abe volver.

Una mujer enorme la que pusiste amigo, qué buen post. Un abrazo y feliz día, con la certeza de que la lalocura en dosis homeopáticas es requisito para ser feliz. Un abrazo enorme y feliz día

Susana dijo...

Hay locuras que valen su peso en oro. Un beso

Himawan Sant dijo...

Una historia que tocó triste tristeza azul.
Lo leí, me sentí tocado. Un trabajo impresionante.

Campirela_ dijo...

Una historia que da para mucho ..pero que tu lo has hecho muy bien ...
Gracias y abrazos ..

Mağ ~ Mağade Qamar dijo...

Tu historia es increíble. Fíjate, ahora salen muchas novelas de confinamiento. Una de ellas, escrita hace 15 años fue denegada por la editorial por ser tan distópica que era inverosímil. En realidad, es lo que está pasando hoy en el mismísimo Londres.
En ocasiones, hemos de creer más en los locos que en las locuras de los cuerdos. Así nos va.
Quíén dice que esta mujer no era en realidad... la Elegida.

Un beso enorme y me alegra mucho haberte leído este jueves.

Bubo dijo...

Me manda Tracy y me han encantado los desvaríos de esta loca. Una lástima no saber vivir.
Lo tengo en cuenta para próximas visitas.

Myriam dijo...

Un relato sobrecogedor...
Es difícil vivir sin lazos sociales.

Un abrazo

Mar dijo...

La peor soledad es la que siente aún estando rodeado de gente, porque no tienes motivos para decir "estoy solo". En el caso de tu protagonista creo que era cuestión de tiempo acabar de aquella manera.
Es estremecedor tu relato porque en un momento dado todos podemos sucumbir a la soledad, a la locura.
Bas.

María dijo...

Qué bueno que te has animado a participar esta semana, muy bueno tu relato y además, dedicado a Albada, una magnífica escritora y excelente persona, bien merecido este homenaje para ella.

FELIZ DÍA DEL LIBRO.

Besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Pues seguro que si que ternia mucho que aportar, que triste no escuchar a los que llamamos locos. Me enternece tu relato es puro amor. Besos.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

La locura a veces encierra libertad y buenos deseos, otras, vano intentó de escape de una vida conflictuada. Me parece que tu personaje encaja en esa segunda opción. Buen aporte para este jueves. Un abrazo

Dorotea dijo...

Una historia sobre las soledades de esa mujer, sobre la que sentía desde siempre, la apenas compartida con su madre y la que en la oscuridad de sus noches finalmente la llevó a la locura. Me has impresionado. Un abrazo

Tracy dijo...

Los grandes genios siempre han sido tomados por locos.
Gracias por participar en este Jueves.
Un abrazo

AlmaBaires dijo...

A veces, no todas pero sí muchas, llamamos "locos" a aquellos que nadan contra corriente, que se saltan las reglas, que se salen de un sistema impuesto por otros... y me pregunto ¿qué sería de esta vida sin los "locos" que han habido?

Un beso.

Dafne Sinedie dijo...

Un relato muy intenso. Qué penita que a esa mujer no le creyeran... ¿quizás sí que llegaron a leer su libro?
Un beso, Buscador

Cyn dijo...

Hermoso y triste. A lo mejor en su libro sí tenía la fórmula para la cura, una pena que no le diesen la oportunidad. Lo bueno fue que sí llegó a escribirlo y finalizarlo. En sí, eso es un logro enorme para cualquier escritor.
Un abrazo virtual desde otra Córdoba, en América del Sur.